Comunidad de Cristo

El Presidente Stephen M. Veazey sometió el siguiente consejo a la iglesia y la Conferencia Mundial el domingo 25 de marzo de 2007. Después de un período de discernimiento, el consejo fue presentado a los quórum, concilios, y órdenes de la iglesia y la Conferencia Mundial otra vez el día jueves, 29 de marzo de 2007, para considerarse para incluirlo en el Doctrina y Pactos. El presidente Veazey prologó sus “Palabras de Consejo para la Iglesia” con la siguiente declaración introductoria:

“Cada día desde ser ordenado como profeta-presidente, he llevado las necesidades de la iglesia en mi corazón. A veces el peso de la preocupación ha parecido casi insoportable. Tal vez así debe de ser, porque la pesadez de la responsabilidad me ha presionado a buscar la mente y la voluntad de Dios como nunca antes. Esforzándome a ser abierto a la dirección del Espíritu, mientras trato de dejar a un lado mis propias nociones preconcebidas, ha sido una experiencia de aprendizaje desafiante pero necesaria. Y, mientras he tratado de percibir la voluntad de Dios para la iglesia por medio de la oración, el estudio, y afinándome a la voz del Creador expresada por las voces de la comunidad de fe, he sido bendecido por el Espíritu en varias y a veces sorprendentes maneras.”

“Las palabras e imágenes que siguen han nacido en medio de mucha lucha, no debido a ninguna falta de inspiración, sino debido a las limitaciones del recipiente humano confiado con la responsabilidad de articular el encuentro divino. Tratando de comunicar en palabras lo que en último término es más allá de las palabras siempre deja a uno con un sentido de lo incompleto. Agregado a esto es el desafío de crear frases que se pueden traducir a los idiomas de la iglesia internacional sin pérdida de significados esenciales. Afortunadamente, tenemos la promesa de que una de las principales funciones del Espíritu Santo es la de dar testimonio de la verdad divina más allá de los límites de idioma o cultura.”

“Por consiguiente, con humildad profunda y con sincera gratitud a Dios ofrezco el siguiente consejo como testimonio de los propósitos eternos y la actividad continua de Dios en la vida de la iglesia. Al hacer esto, pongo estas palabras en la mano de la iglesia, confiando que el Espíritu capacitará a la comunidad de fe a escuchar el llamamiento de Dios hoy con más y más claridad.”

1. “Comunidad de Cristo,” su nombre, dado como una bendición divina, es su identidad y su llamamiento. Si disciernen y abrazan a su significado pleno, no solo descubrirán su futuro, sino llegarán a ser una bendición para toda la creación. No tengan miedo de ir a donde les señala ir.

2 a. Jesucristo, la encarnación del shalom de Dios, invita a todas las personas a venir y recibir la paz divina en medio de las cuestiones y luchas difíciles de la vida. Sigan a Cristo en el camino que les conduce a la paz de Dios y descubran las bendiciones de todas las dimensiones de la salvación.

b. Compartan generosamente la invitación, los ministerios, y los sacramentos por los cuales las personas pueden encontrar al Cristo Vivo quien sana y reconcilia por medio de relaciones redentoras en la comunidad sagrada. La restauración de las personas a las relaciones sanas y justas con Dios, los demás, ellos mismos, y la tierra es central al propósito de su viaje como pueblo de fe.

3 a. Son llamados a crear sendas en el mundo por las cuales la paz en Cristo pueda encarnarse relacional y culturalmente. La esperanza de Sión se realiza cuando la visión de Cristo se incorpora en comunidades de generosidad, justicia, y carácter pacífico.

b. Sobre todo, esfuércense a ser fieles a la visión de Cristo de un Reino pacífico de Dios en la tierra. Con valentía desafíen a las tendencias culturales, políticas, y religiosas que son contrarias a los propósitos reconciliadores y restauradores de Dios. Prosigan la paz.

c. Hay influencias sutiles pero poderosas en el mundo, a veces aún alegando representar a Cristo, que buscan dividir a las personas y naciones para lograr sus metas destructivas. Lo que quiere endurecer un corazón humano contra otro, construyendo muros de miedo y prejuicio, no es de Dios. Sean especialmente alertos a estas influencias, para que no les dividan o les desvíen de la misión a la cual son llamados.

4 a. Dios, el Creador Eterno, llora por los pobres, los desplazados, los maltratados, y los enfermos del mundo debido a su sufrimiento innecesario. Tales condiciones no son la voluntad de Dios. Abran sus oídos para escuchar la súplica de madres y padres en todas las naciones quienes desesperadamente buscan un futuro de esperanza para sus niños. No se aparten de ellos. Porque en su bienestar reside el bienestar de ustedes.

b. La tierra, amorosamente creada como ambiente para que florezca la vida, estremece en aflicción porque los sistemas naturales y vivos de la creación llegan a ser agotados de cargar el peso de la avaricia y el conflicto humano. La humanidad tiene que despertarse de su ilusión de independencia y consumo sin freno como si no hubiera consecuencias perdurables.

c. Que los esfuerzos educacionales y de desarrollo comunitario de la iglesia equipen a las personas de todas las edades a llevar la ética de la paz de Cristo a todas las arenas de la vida. Preparen a nuevas generaciones de discípulos a aplicar visión fresca a los problemas perplejos de la pobreza, la enfermedad, la guerra, y el deterioro ambiental. Sus contribuciones serán multiplicadas si sus corazones se enfocan en la voluntad de Dios para la creación.

5 a. Se insiste que el Concilio de los Doce abrace entusiásticamente a su llamamiento como apóstoles de la paz de Jesucristo en todas sus dimensiones. Los Doce son enviados al mundo para dirigir la misión de restauración de la iglesia por medio de la proclamación relevante del evangelio y el establecimiento de comunidades ejemplares de justicia y paz que reflejen la visión de Cristo. Cuando los apóstoles se adelantan en fe y unidad de propósito, liberándose de otros deberes, serán bendecidos con capacidad aumentada para compartir el mensaje de Cristo de esperanza y restauración para la creación.

b. Para acelerar la obra de compartir el evangelio, los Doce y los Setenta deben de asociarse estrechamente para implementar ministerios holísticos del evangelio. Los setenta deben de ser los pioneros de la paz de Cristo, preparando el camino para que el testimonio apostólico sea más fácilmente recibido.

c. Procedimientos concernientes al llamamiento y las asignaturas de los Presidentes de Setenta y los miembros de los Quórums de los Setenta serán desarrollados para facilitar el máximo nivel de colaboración con el Concilio de los Doce. Los Doce, los Presidentes de Setenta, y los Quórums de Setenta deben de pasar suficiente tiempo juntos para asegurar una comprensión mutua de las prioridades y estrategias de evangelizar.

6 a. El sacerdocio es un pacto sagrado involucrando a la forma más alta de mayordomía de cuerpo, mente, espíritu, y relaciones. El sacerdocio será compuesto de personas de humildad e integridad quienes estén dispuestos a extenderse en servicio a otros y para el bienestar de la comunidad de fe.

b. Ministerio de sacerdocio que de verdad sea autoritativo emerge de una capacidad creciente de traer bendiciones a otros. Por desgracia, hay algunos que han decidido ver al sacerdocio como un derecho o privilegio o como una plataforma para promover perspectivas personales. Otros ejercen el sacerdocio como un aspecto casual de sus vidas sin tomar en cuenta niveles apropiados de preparación y respuesta.

c. Siempre existe la expectativa de que los del sacerdocio continuamente magnifiquen sus llamamientos por medio de crecimiento espiritual, el estudio, generosidad ejemplar, decisiones éticas, y un ministerio completamente responsable. ¿Cómo puede llenar el Espíritu a recipientes que no estén dispuestos a aumentar su capacidad de recibir y dar de acuerdo con una medida plena de la gracia y la verdad de Dios?

d. Consejos que se han dado previamente en cuanto a la necesidad de desarrollar maneras por las cuales los del sacerdocio puedan magnificar su ministerio o determinar su compromiso al servicio activo siguen siendo aplicables y deben de implementarse más intencionalmente. La Primera Presidencia proveerá guías para los procesos que serán aplicados en maneras culturalmente respetuosas en los varios campos de la iglesia. Fundamentalmente, sin embargo, la responsabilidad suprema para la fidelidad del sacerdocio reposa en el individuo respondiendo a las necesidades y expectativas de la comunidad de fe.

7 a. La Escritura es un testimonio indispensable de la Fuente Eterna de luz y verdad, que no puede ser completamente contenida en ningún recipiente o idioma finito. La Escritura ha sido escrita y formada por autores humanos por medio de experiencias de revelación y la inspiración continua del Espíritu Santo en medio del tiempo y la cultura.

b. No deben de adorar o idolatrar a la Escritura. Solamente Dios, el Ser Eterno de quien testifica la Escritura, es digno de la adoración. La naturaleza de Dios, como es revelada en Jesucristo y afirmada por el Espíritu Santo, provee la norma suprema por la cual cualquier porción de escritura debe ser interpretada y aplicada.

c. No complace a Dios cuando cualquier cita de escritura se use para rebajar u oprimir a razas, géneros, o clases de seres humanos. Se ha hecho mucha violencia física y emocional a algunos de los hijos queridos de Dios debido al mal uso de escritura. La iglesia es llamada a confesar y arrepentirse de tales actitudes y prácticas.

d. La Escritura, la dirección profética, el conocimiento, y el discernimiento en la comunidad de fe tienen que andar mano a mano para revelar la voluntad verdadera de Dios. Sigan esta senda, que es el camino del Cristo Vivo, y descubrirán más que suficiente luz para el viaje en adelante.

8 a. El Templo es un instrumento de revelación continua en la vida de la iglesia. Su simbolismo y ministerios llaman a las personas a la reverencia en la presencia del Ser Divino. Encuentros transformativos con el Creador y Reconciliador Eterno esperan a los que siguen sus sendas espirituales de sanidad, reconciliación, paz, fortalecimiento de fe, y conocimiento.

b. Hay ministerios sagrados adicionales que brotarán del Templo como ríos de agua viva para ayudar a las personas a aliviar y resolver lo quebrantado y el dolor en sus vidas. Que el Templo siga cobrando vida como un centro sagrado de adoración, educación, construcción de comunidad, y preparación de discipulado para todas las edades.

c. Cuando estos ministerios lleguen a la expresión más plena, las congregaciones receptivas en las áreas alrededor del Templo y por todo el mundo serán revividas y equipadas para ministerio más eficaz. Para este despertar es vital la comprensión de que el Templo llama a toda la iglesia a llegar a ser un santuario de la paz de Cristo, donde las personas de todas las naciones, grupos étnicos, y circunstancias de vida puedan ser reunidas en un hogar espiritual sin muros de división, como cumplimiento de la visión por la cual Jesucristo sacrificó su vida.

9. Los discípulos fieles responden a una consciencia creciente de la generosidad abundante de Dios compartiendo de acuerdo con el deseo de su corazón, no por mandamiento ni compulsión. Libérense de las cadenas de la cultura convencional que principalmente promueven los intereses egoístas. Den generosamente de acuerdo con su capacidad verdadera. El gozo y la paz eterna esperan a los que crecen en la gracia de generosidad que fluye de corazones compasivos sin pensar en ganancia. ¿Podría ser diferente en el dominio de Dios, quien eternamente da todo por causa de la creación?

10 a. Colectiva e individualmente, son amados con un amor sempiterno que se deleita en cada paso fiel que se toma. Dios anhela abrazarlos para que las heridas se sanen, lo vacío se llene, y la esperanza se fortalezca.

b. No se aparten en orgullo, miedo, o sentido de culpabilidad del Ser que solamente busca lo mejor para usted y sus seres queridos. Vengan ante su Creador Eterno con mentes y corazones abiertos y descubran de nuevo las bendiciones del evangelio. Sean vulnerables a la gracia divina.

11 a. Dios está llamando para que emerja una comunidad profética, juntada de las naciones del mundo, que se caracteriza por una devoción poco común a la compasión y la paz de Dios revelados en Jesucristo. Por la gracia y la sabiduría divina, esta comunidad de fe ha recibido dones, recursos, y oportunidades abundantes para equiparla a llegar a ser tal pueblo. Entre ellos es principal el poder de la comunidad en Cristo expresada localmente de maneras distintas mientras se mantiene una unidad de visión, creencias fundamentales, y misión a través de todo el mundo.

b. Hay muchas cuestiones que fácilmente podrían consumir el tiempo y la energía de la iglesia. Pero el desafío delante de un pueblo profético es discernir y proseguir lo que es más importante para el viaje en adelante.

En adición a las palabras ofrecidas arriba, quiero expresar mi sincero amor por la iglesia como es y como está llegando a ser. A pesar de los correspondientes desafíos, es mi gusto poder servirles, mis hermanos y hermanas en Cristo, quienes han sido reclamados por la visión y el espíritu aventurero del movimiento de la Restauración. Que viajemos hacia el futuro confiando los unos a los otros, seguros de que el Ser que llamó a la iglesia a la existencia siga guiándola hacia el cumplimiento del propósito divino.

Gracia y Paz,
Stephen M. Veazey
Presidente de la Iglesia

Independence, Missouri, USA
29 de marzo de 2007